La verdad tras la negativa de Apple de ayudar al FBI

0
733
fbi apple

La negativa de Apple por crear una puerta trasera para sus iPhone es más una cuestión de imagen que una falta real de recursos.

Para quienes no conocen la noticia, aunque creo que ya todos la conocen, Apple se ha negado rotundamente a obedecer una orden judicial de desbloquear el iPhone perteneciente a uno de los asesinos de la matanza de San Bernardino, California, sucedida el pasado diciembre.

El argumento tras el cual se escuda es que crear una puerta trasera pondría en peligro la privacidad de sus usuarios, el FBI ha sugerido crear un sistema de escala limitada que se brinque la seguridad únicamente de una terminal específica, pero Apple insiste en que un sistema como ese podría replicarse y se usado por criminales para tener acceso a cualquier iPhone.

La mera existencia de una forma de saltar la seguridad de los iPhone, aunque esta sea privada y limitada, destrozaría la imagen de Apple. Esta es la verdadera razón de su negativa.

Además, si Apple crea una forma de traspasar el bloqueo de sus teléfonos, crearía un precedente para que los gobiernos de otros países puedan forzar a los fabricantes a abrir puertas traseras en sus propios dispositivos.

Muchos otros gigantes de la tecnología como Google, Facebook y Twitter, apoyan la posición de Apple de colocar la privacidad de los usuarios por encima de todo, y es que la privacidad es parte fundamental de su negocio. ¿Quién está dispuesto a usar un sistema que no garantice la privacidad? o al menos que publicamente parezca privado y seguro.

Y todo esto está muy por encima de la teorías de la conspiración que aseguran que Facebook vende los datos de sus usuarios al gobierno de EE.UU. o que la NSA está monitoreando constantemente la red y saben quienes han leido y compartido esta nota, estamos hablando de algo muy real y delicado: «¿Qué es más importante, la seguridad del grupo o la privacidad del individuo?«

Esta batalla legal ha reanimado el debate a niveles políticos y de gobierno entre los derechos digitales, la privacidad, la seguridad pública y la prevención de delitos como la matanza de San Bernardino

Dejar una respuesta