Huawei investiga “el material de Dios” para mejorar sus smartphones

0
859
el material de dios

El talón de Aquiles de todos los smartphone está en su consumo de energía, las baterías duran horas, y no días como en los tiempos del mítico Nokia 1100, y aún peor: tardan mucho en recargar.

Pero parece que Huawei estaría trabajando en solucionar parte de este problema, para ello estaría en medio de la investigación de algo llamado Grafeno, un derivado del carbono conocido como “el material de Dios“.

Huawei investiga un nuevo material para que la siguiente generación de baterías tenga una capacidad de carga muy rápida, 50 veces más veloz que las actuales. Hoy puedes cargar tu batería en dos o tres horas, pero en el futuro tomaría cinco o 10 minutos cargarla por completo”, dijo Tyrone Liu, CEO de dispositivos para Huawei en América Latina, en una entrevista para Forbes México.

Actualmente todos los fabricantes promete más de dos días de autonomía, pero dado el uso que se le da a los teléfonos, esto nunca es verdad. De acuerdo con la empresa china, esta limitación puede cambiar en cinco años.

Según su último reporte anual, Huawei ha invertido la friolera de 9,200 millones de dólares en investigación y desarrollo durante el 2015, aunque esta cifra no es más que el 15% de sus ingresos totales durante ese año. El uso del grafeno parece ser el fruto de esta apuesta por la innovación.

Pero ¿Por qué se le llama “el material de Dios“? En primer lugar porque es un superconductor a temperatura ambiente, no genera ninguna resistencia al conducir electricidad y además no emite calor, una cualidad vital para el funcionamiento de los chips. Por sorprendente que parezca, es más resistente que el diamante, tan ancho como un átomo, pero aun así puede tocarse. Otra enorme ventaja es que existe en abundancia, dado que es un derivado del carbono, bloque de construcción del material orgánico, incluso las minas de grafito de los lápices tienen pequeñas porciones de grafeno.

Las bondades del grafeno y su potencial para la industria tecnológica fueron descubiertos por los físicos rusos Andréi Gueim y Konstantin Novosiólov, ganadores del Premio Nobel de Física en 2010 por sus trabajos sobre este material.

Afortunadamente el entusiasmo por este material no se quedó en el premio. El gobierno de Inglaterra financió a ambos investigadores, quienes se quedaron en la isla y crearon el primer centro de investigaciones del grafeno.

La Comisión Europea, destinó 1,000 millones de euros en el 2013 para investigar el material. En noviembre del 2015, la Universidad de Manchester anunció una alianza con Huawei para desarrollar tecnología basada en grafeno.

Pese a sus virtudes y la atención que ha recibido de todos los hábitos, el grafeno tiene un grave problema: gramo a gramo es el material más costoso de planeta. Un solo copo (como los de nieve) puede costar más de 1,000 dólares… Y a mí esto comienza a olerme a vibranium.

De acuerdo con Huawei, “Si una compañía puede resolver el tema de la batería, imagina el producto y las posibilidades de comunicación a través de una pila que dura mucho más.

Tyrone Liu considera además que los wearables podrían ser la siguiente evolución de la  tecnología móvil, pues la batería es una de las principales barreras a las que los fabricantes se enfrentan. Salvada esta barrera quedarían pocas limitaciones en las posibilidades de los dispositivos móviles.

Dejar una respuesta