Gaikotsu Shotenin Honda-san es uno de los nombres que nos trajo esta temporada de otoño. Las sensaciones eran de expectación, ya que no sabíamos cómo de buena podría llegar a ser. Pero tras los primeros ocho episodios (de doce con los que contará) podemos decir que estamos posiblemente ante una de las mejores comedias de la temporada.

Este anime trata la vida laboral de Honda, un esqueleto que trabaja a tiempo completo en una librería japonesa. De primeras puede no parecer el argumento más interesante del mundo, pero la forma en la que se representan las situaciones cotidianas (o no tanto) a las que se enfrenta en su trabajo hacen que merezca la pena darle una oportunidad.

Además, la corta duración de sus capítulos (unos 11 minutos cada uno) provoca que te los acabes sin enterarte, dejándote con ganas de más. Esto, junto a el característico humor que baña toda la obra, hace que esta serie sea el mejor aliado para desconectar y tomar un respiro momentáneo.

Uno de los elementos más criticados de Gaikotsu es el diseño de la animación, de los más simples que podemos ver, son básicamente ilustraciones del manga coloreadas. Sin embargo, es precisamente este simplismo lo que caracteriza y da carisma a este anime, que no necesita nada más complejo.

         

Como punto flojo, tras los ocho primeros capítulos, quizá se haga un poco repetitiva la trama y las situaciones que plantean, pero aún así seguirá provocándonos risas con todo lo que ofrece.