Boruto: Naruto next generations comete desde los principios de su anime el mismo error que su predecesora. Grandes series con una trama original y una excelente animación podrían formar parte del top si no abusaran tanto de un recurso que a la comunidad le gusta tan poco.

El relleno es una herramienta que tiene su utilidad cuando buscan dar tiempo de separación entre el anime y el manga para que ambos desarrollen bien la historia, pero carece de sentido en estos casos más que para obtener unos beneficios extra.

El manga de Boruto es excepcional, la trama de Kara nos parece muy interesante y desde luego también lo son las habilidades que desarrolla Boruto. Está cogiendo un rumbo realmente bueno, y la historia se vuelve muy atractiva. Hasta el momento estaba y está claro que los protagonistas no son los hijos, sino más bien Naruto y Sasuke, que son los que llegan en los momentos clave, pero por el desarrollo del manga, pronto Boruto será protagonista.

El punto al que queremos llegar es el siguiente. Boruto y Naruto son dos series que tienen que ser planteadas como diferentes. Han conseguido una trama muy buena que puede diferenciarse entre ambas, aunque obviamente compartan muchas cosas por tener los mismos personajes. Precisamente por ello, es un desperdicio que pierdan tanta fama porque de los 94 capítulos que actualmente lleva la serie, 44 son relleno no incluido ni en la novela ni en el manga por lo que son innecesarios.

Prácticamente, que estén haciendo esto con Boruto es una falta de respeto hacia aquellos que esperábamos mucho más de la serie del hijo de Naruto.